La circuncisión y Bautismo

Hola nuevamente,aún no me quedó muy claro el tema de la circuncisión,pero después de reflexionar se me viene a la mente de que si la Iglesia es el Cuerpo de Cristo,no será que fuimos circuncidados según la carne a través del Niño de Belén que fue circuncidado al 8 día?, porque a través del Bautismo recibimos la circuncisión espiritual y pasamos a formar parte del Cuerpo de Cristo y al ser una Unidad con Él entonces estaríamos circuncidados con Él en espíritu y carne? porque la Iglesia es su Cuerpo.

Submitted by: Lourdes 10/11/2019

Hola Lourdes. Esa no es la Dotrina de la Iglesia. La Doctrina de la Iglesia es que todo el que quiere entrar a la Nueva Alianza entra por la puerta del Bautismo que fue la que el Senor nos mando. El hacerse miembro de la Iglesia, recibir la Gracia y ser parte del Cuerpo de Cristo no es automatico, es deseo de la persona o pedido por sus padres que se comprometen a educar a la persona como un Hijo de Dios y miembro de la Iglesia. Esa es nuestra Doctrtina que profesamos por 2000 años. Dice el Catecismo: 1213 El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu (“vitae spiritualis ianua”) y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios, llegamos a ser miembros de Cristo y somos incorporados a la Iglesia y hechos partícipes de su misión (cf Concilio de Florencia: DS 1314; CIC, can 204,1; 849; CCEO 675,1): Baptismus est sacramentum regenerationis per aquam in verbo” (“El bautismo es el sacramento del nuevo nacimiento por el agua y la palabra”: Catecismo Romano 2,2,5). 1227 Según el apóstol san Pablo, por el Bautismo el creyente participa en la muerte de Cristo; es sepultado y resucita con Él: «¿O es que ignoráis que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? Fuimos, pues, con él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva» (Rm 6,3-4; cf Col 2,12). Los bautizados se han “revestido de Cristo” (Ga 3,27). Por el Espíritu Santo, el Bautismo es un baño que purifica, santifica y justifica (cf 1 Co 6,11; 12,13). 1228 El Bautismo es, pues, un baño de agua en el que la “semilla incorruptible” de la Palabra de Dios produce su efecto vivificador (cf. 1 P 1,23; Ef 5,26). San Agustín dirá del Bautismo: Accedit verbum ad elementum, et fit sacramentum (“Se une la palabra a la materia, y se hace el sacramento”, In Iohannis evangelium tractatus 80, 3 ). Bendiciones+

A %d blogueros les gusta esto: