El Ángel del Señor

Hola, hermano Frank. Cada vez hay más creyentes no católicos que identifican al “Ángel del Señor” del Antiguo Testamento con Jesucristo antes de la encarnación. Entre los creyentes no cristianos destacan los Testigos de Jehová que niegan la divinidad de nuestro Señor por esto mismo, creen que El Verbo es de naturaleza angélica y no divina. Luego sigue la secta de los Adventistas del Séptimo Día, ellos no van tan lejos, creen que “Ángel del Señor” debe entenderse no como su naturaleza sino como un “título”, ya que el Verbo, estando con Dios y siendo Dios (naturaleza divina) es el “embajador” por excelencia desde siempre entre el Padre y la humanidad, y esto es lo que significa la palabra ángel = embajador. Esta postura de “Ángel del Señor” como un título de El Verbo antes de la encarnación es muy popular entre los cristianos protestantes llamados “evangélicos”. En nuestra fe católica, nosotros identificamos al Verbo (Jesús antes de la Encarnación) como quien habló a Moisés desde la Sarza Ardiente, y en este pasaje quien habla desde la Sarza se presenta como el “Ángel del Señor” y “Yahvé”, por ambos nombres. Pero la mayoría de los comentaristas católicos prefieren identificar al “Ángel del Señor” con san Miguel Arcángel y no Cristo y también hay textos bíblicos que apoyan esto. ¿Qué debemos creer para estar en la sana doctrina? El “Ángel del Señor” en el Antiguo Testamento ¿es Nuestro Señor antes de la Encarnación o san Miguel Arcángel? ¿O depende de cada texto siendo unas veces Nuestro Señor y otras veces san Miguel? Gracias por su respuesta, que haya pasado una bendecida navidad como antesala de un más bendecido año nuevo.

Submitted by: Marvin Marroquín 12/26/2019

Hola Marvin. Con certeza nadie lo sabe, la Biblia no lo especifica asi que solo podemos tener especulaciones personales.La identidad precisa del “ángel del Señor” no es proporcionada en la Biblia. Sin embargo, hay muchas “claves” importantes sobre su identidad. Hay referencias en el Antiguo y Nuevo Testamentos sobre “ángeles del Señor, “un ángel del Señor,” y “el ángel del Señor”. Parece que cuando se usa el artículo definido “el,” es para especificar un ser único, separado de los otros ángeles. El ángel del Señor habla como Dios, se identifica a Sí Mismo con Dios, y ejerce las responsabilidades de Dios (Génesis 16:7-12; 21:17-18; 22:11-18; Éxodo 3:2; Jueces 2:1-4; 5:23; 6:11-24; 13:3-22; 2 Samuel 24:16; Zacarías 1:12; 3:1; 12:8). En muchas de estas apariciones, aquellos que vieron al ángel del Señor temieron por sus vidas porque ellos habían “visto al Señor”. Por lo tanto, está claro que al menos en algunas ocasiones, el ángel del Señor es una teofanía, una aparición de Dios en forma física. En Jueces 13, el Ángel del Señor aparece, y tanto Manóaj como su esposa exclaman: “Seguro que vamos a morir, porque hemos visto a Dios”. Esta falta de claridad es particularmente evidente en los varios relatos del ángel del Éxodo. En Jueces 6, mencionado anteriormente, los Setenta tiene mucho cuidado en traducir el hebreo “Señor” por “el Ángel del Señor”; pero en la historia del Éxodo es el Señor que va delante de ellos en la columna de nube (Éx. 13,21), y los Setenta no realiza ninguna modificación (cf. también Núm. 14,14, y Neh. 9,7-20). Pero, en Éx. 14,19 a su guía se le llama “el Ángel de Dios”. Cuando vamos a Éx. 33, donde Dios está enojado con su pueblo por adorar al becerro de oro, es difícil no sentir que es Dios mismo quien ha sido su guía hasta ahora, pero que ahora se niega a seguir acompañándolos. Dios les ofrece a un ángel en su lugar, pero a petición de Moisés, dice (14) “Mi rostro irá delante de ti”, el cual los Setenta traduce por autos aunque el versículo siguiente demuestra que esa traducción es claramente imposible, pues Moisés objeta: “Si no vienes tú mismo, no nos hagas partir de aquí”. Pero, ¿qué quiere decir Dios con “mi rostro?” ¿Es posible que se denote algún ángel de rango especialmente alto, como en Is. 63,9? (cf. Tobías 12,15). ¿No podrá ser esto lo que se quiere decir con “el ángel de Dios?” (cf. Núm. 20,16). La persona del “ángel del Señor” encuentra su equivalente en la personificación de la sabiduría en los libros sapienciales, y en por lo menos un pasaje (Zac. 3,1) parece representar a “el Hijo de Hombre” que Daniel (7, 13) vio ante “el Anciano”. Zacarías dice: “Me hizo ver después al sumo sacerdote Josué, que estaba ante el ángel de Yahveh; a su derecha estaba el Satán para acusarle”. Tertuliano considera muchos de estos pasajes como preludios de la Encarnación; como la Palabra de Dios prefigurando el carácter sublime con el que Él un día se revelará a los hombres (cf. Adv, Prax. 16: Adv. Marc. 2.27; 3.9, 1.10, 1.21-22). Las apariciones del ángel del Señor cesaron después de la encarnación de Cristo. Cada cual saque su conclucion, yo me muevo a entender que en algun momento determinado se le llame al Verbo “Angel (Mensajero de Dios) Pero NO siempre es asi,por ejemplo en la Anunciacion se le llama a Gabriel “el Angel del Señor”. Santa Navidad+

A %d blogueros les gusta esto: