Compasion

Querido Dr. Morera: Perdone que esta no sea una pregunta de apología, sino mas bien una “queja”. Creo que para todo el mundo no es fácil confesarse uno llega avergonzado y con mucha culpa y lo que espera es oir por lo menos unas palabras misericordiosas. Tuve una pésima experiencia en mi ultima confesión. Confesé mis sentimientos de ira ante injusticias y le dije que eran internos y no los demostraba por no provocar una pelea y el sacerdote me dijo que yo era hasta una hipócrita! Este es solo un pequeño ejemplo de todo lo que me dijo el padre. Ahora como hago para no sentir resentimiento profundo con este sacerdote?? Por favor espero sus bondadosas palabras que se que me van a ayudar.

Submitted by: Maruja C 12/27/2019

Hola Maruja. Los Sacerdotes son seres humanos con defectos y con virtudes. Un ser humano amable sera un medico, un policia, un trabajador de tiendas, un compañero de trabajo bueno, uno malo pues sera como ese pobre Sacerdote. Ante todo debes trabajar y luchar para salir de todo tipo de resentimiento. San Pablo nos alerta: «Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados» (Hebreos 12,15) y “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense de Vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo” (Ef 4,30-32). Max Scheller dice que el resentimiento es una autointoxicación psíquica, un envenenamiento de nuestro interior que depende de nosotros mismos. Es una respuesta emocional mantenida en el tiempo a una agresión percibida como real, aunque exactamente no lo sea. Esta respuesta consiste en un sentirse dolido y no olvidar”. el resentimiento pertenece al área afectiva, el perdón tiene más que ver con la voluntad. “Cada vez que perdonamos optamos por cancelar la deuda moral que el otro ha contraído con su proceder, es decir, le liberamos en cuanto deudor. La cura del resentimiento es el perdon, la oracion y la voluntad. Hay que aprender a perdonar, perdonar para nosotros no es una opcion, es un mandamiento y uno aprende a perdonar perdonando. No es facil, a veces hay que morderse el corazon, pero es lo unico que nos salva del resentimiento, eso es lo que el Senor dijo de que “Hay que morir a uno mismo” y que a veces decimos “que bonito”, NO es bonito morir y menos a uno mismo, es renunciar al yo y ponerlo en la Cruz. Hay que ponerse en el lugar del otro, antes de juzgar sus acciones. Es posible que la persona tenga un mal dia, en este caso que la persona no tenga una conversion personal, que no halla crecido espiritualmente o que tenga un problema. Orar por quien nos ofende es una forma eficaz de sacar el resentimiento, no se tiene resentimiento por quien se ora. Entender que puedes decidir. Hay de tener claro que nadie puede hacerme daño si yo no quiero. Está en nuestras manos levantar una barrera ante las ofensas.Esa barrera es Cristo sufriente y perdonador. Nadie es perfecto, y errar es de humanos. A veces, los problemas surgen de buscar una perfección en los demás cuando todos somos falibles y posiblemente yo halla creado resentimiento en otros. Ten una santa Navidad+

A %d blogueros les gusta esto: