Jacob

El Génesis habla que Jacob lucho hasta el amanecer con un espíritu para cruzar el rio.Se dañó una pierna A que se refiere este episodio. Qué significado tiene

Submitted by: Manuel 07/13/2020

Hola Enmanuel. Este es un pasaje muy curioso que hay que comprenderlo de la simplicidad de los acontecimiento. Jacob no pregunto quien era el hombre, simplemente comenzaron a luchar. Yo me inclino a pensar que Jacob pensó que era Esaú que había llegado a matarlo, tal como prometió antes de huir, y fue advertido que Esau venia con cuatrocientos hombres, la noche oscura hizo el resto. Evidentemente pelearon por mucho tiempo, y antes del amanecer el hombre quería irse, pero Jacob no quería… (Génesis 32:27) “ “El otro le dijo: «Déjame ir, pues ya está amaneciendo». Y él le contestó: «No te dejaré marchar hasta que no me des tu bendición.»” Jacob no preguntó quien era el hombre, pues seguramente creía que era su hermano. Él no lo iba a dejar ir hasta que lo bendijera y llegaran a un acuerdo de paz. Pero para su sorpresa, se dio cuenta que el hombre no era Esaú… (Gen. 32:28) “ “El otro, pues, le preguntó: «¿Cómo te llamas?» El respondió: «Jacob.»” La pregunta seguramente lo sorprendio. Si le preguntaba su nombre, es porque no se conocían. Pero el hombre no hizo la pregunta por desconocer la identidad de Jacob, sino para cambiar su nombre para siempre. Génesis 32:24) Jacob se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta rayar el alba. ¿Quién era este hombre con quien Jacob estaba peleando? Aparentemente no hubo una presentación, sino que simplemente comenzaron a luchar. Tal vez Jacob pensó que era Esaú que había llegado a matarlo, tal como prometió antes de huir. Evidentemente pelearon por mucho tiempo, y antes del amanecer el hombre quería irse, pero Jacob no quería… (Génesis 32:26) Entonces el hombre dijo: Suéltame porque raya el alba. Pero Jacob respondió: No te soltaré si no me bendices. Jacob no preguntó la identidad del hombre, pues seguramente creía que era su hermano. Él no lo iba a dejar ir hasta que lo bendijera y llegaran a un acuerdo de paz. Pero para su sorpresa, se dio cuenta que el hombre no era Esaú… (Gen. 32:27) Y él le dijo: ¿Cómo te llamas? Y él respondió: Jacob. La pregunta seguramente lo sacudió. Si le preguntaba su nombre, es porque no se conocían. Pero el hombre no hizo la pregunta por desconocer la identidad de Jacob, sino para cambiar su identidad…Acá el Señor cambio el nombre y la identidad de Jacob para siempre, le llamo “Yisrael”. El significado de esta palabra no esta completamente definido, pero algunos creen que significa: “Dios prevalecerá. Este nombre se divide en dos palabras: – Yisra, que significa: perseverará (futuro del verbo Sará שׂרה : tener poder, perseverar, persistir, contender) – El (Dios) Esta bendición fue muy importante, porque allí nació la nación de Israel. A partir de este momento, todos los hijos van a ser incluidos en el pueblo que Dios, como parte de la promesa a Abraham, Isaac y Jacob. Acá se confirmo el paso de la Alianza a Jacob, no a Esau. Jacob entonces se dio cuenta que no peleaba con un hombre común y corriente, sino con alguien especial, hasta divino. El quizo saber con quien había tenido tan intensa lucha Jacob supo que había visto a Dios y le puso a ese lugar “Peniel” que quiere decir “ “Cara de Dios” El Señor bendijo a Jacob, y como parte de la bendición, le cambió el nombre. “ “29.Y el otro le dijo: «En adelante ya no te llamarás Jacob, sino Israel, o sea Fuerza de Dios, porque has luchado con Dios y con los hombres y has salido vencedor.»” Génesis, 32 – ISRAEL en hebreo es “Yisrael”. El significado de esta palabra no es completamente claro, pero algunos creen que significa: “Dios preovalecerá”, derivado de dos palabras: Yisra, que significa: perseverará (futuro del verbo Sará שׂרה : tener poder, perseverar, persistir, contender) + El (Dios) Esta bendición fue muy importante, porque allí nació la nación de Israel. A partir de este momento, todos los hijos van a ser incluidos en el pueblo que Dios, como parte de la promesa a Abraham, Isaac y Jacob. Esta es la semilla del pueblo de Israel. Esta lucha dejo a Jacob quedó marcado con una señal en el cuerpo, todo el que lucha contra Dios se queda con una marca. Ya lo dijo San Pablo en II Corintios 12, 7 y 9 “ “7.Y precisamente para que no me pusiera orgulloso después de tan extraordinarias revelaciones, me fue clavado en la carne un aguijón, verdadero delegado de Satanás, cuyas bofetadas me guardan de todo orgullo. 8.Tres veces rogué al Señor que lo alejara de mí, 9.pero me dijo: «Te basta mi gracia; mi mayor fuerza se manifiesta en la debilidad». Mejor, pues, me preciaré de mis debilidades, para que me cubra la fuerza de Cristo.” Bendiciones+

A %d blogueros les gusta esto: