Relación con personas no Católicas

Hola Frank. Quiero hacerte una pregunta similar a una que te hice pero diferente. La otra vez yo te había preguntado si se podía una “relación” (no para amistad ni matrimonio, sino para cosas necesarias y también otras cosas que me puedan beneficiar a mí de forma particular) con personas evangélicas pero que obedezcan lo que les “enseñan”. Se que esa te resulto un poco compleja (porque lo es y bastante…), pero esta pregunta tal vez no tanto: ¿Qué dice el Nuevo Testamento si son evangélicos que igual cometen otros pecados graves? Yo podría pensar que Dios no nos permite por lo que dice 1 Corintios 5:11 “Lo que quise decir fue que no deben relacionarse con los que dicen que son cristianos pero, en realidad, son unos malvados. Con personas así, ni siquiera deben sentarse a comer”, pero teniendo en cuenta que no pertenecen a la Iglesia sino a su secta podría decirse que no (porque esto va dirigido a los católicos, en realidad…) en base a lo que dice 1 Corintios 5:10 (aunque se refiere a los no cristianos, por lo que también me confunde…) “No quise decir que se apartaran totalmente de ellos, pues para no juntarse con personas así ustedes tendrían que salir de este mundo. No podrían apartarse totalmente de los que siempre desean más de lo que tienen, ni de los ladrones, ni de los que adoran a los ídolos, ni de los borrachos o de los que hablan mal de los demás”. No se si conozco a una persona así, te pregunto por si acaso, me cuesta mucho entender esto por estas razones. Otra cosa ¿Cuál sería la blasfemia imperdonable contra el Espíritu Santo? Algunos sacerdotes católicos dicen que es no confesarnos nuestros pecados, pero no estoy muy seguro y por eso te pregunto…

Submitted by: Lucas Romero 07/18/2020

Holan Lucas. La primera pregunta no me compete contestarla pues es una cuestion hipotetica de moral, pregunta a un Sacerdote o a la pagina del “Teologo responde” que creo el te puede dar razon. El caso del “pecado imperdonable” o “la blasfemia contra el Espíritu Santo” es mencionado en el Nuevo Testamento en Marcos 3:22-30 y Mateo 12:22-32. El término “blasfemia” viene del griego “βλασφημία” : blaptein, «injuriar», y pheme, «reputación»). Etimológicamente significa palabra ofensiva, injuriosa, de escarnio, pero en su uso estricto y generalmente aceptado, se refiere a «ofensa verbal contra la majestad divina» El término “blasfemia” en términos generales puede ser definido como una “irreverencia desafiante.” Jesús habla de este pecado llamado “la blasfemia contra el Espíritu Santo” en Mateo 12:31.Viendo en exegesis este pasaje del Evangelio, Jesús se refiere puntualmente a un caso específico: Los fariseos, habiendo sido testigos de pruebas contundente de que Jesús estaba realizando milagros en el poder del Espíritu Santo, en vez de reconocerlo, aseguraban que Él estaba poseído por un demonio demonio llamado “Beelzebú” (Mateo 12:24), esto es más que serio, esto es decir que el demonio es Dios, o peor que Dios encarnado es el demonio. El resultado inmediato del rechazo público de los fariseos hacia Cristo fue el rechazo de Dios hacia ellos. Comprobamos esto en el siguiente capítulo ” Jesús les dijo muchas cosas en parábolas” (Mateo 13:3; cf. Marcos 4:2). Los discípulos estaban desconcertados por el cambio de método de enseñanza de Jesús, y Jesús les explicó el uso que Él hacía de las parábolas: “Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; más a ellos no les es dado…porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden” (Mateo 13:11, 13). Jesús comenzó a cubrir la verdad con parábolas y metáforas como resultado directo de la denuncia oficial de los líderes judíos. Hoy en día este pecado puede ser por maldad decir que la Obra de Dios es obra del Demonio, como los que acusan que la Obra de nuestra Iglesia es cosa del diablo, además de pecar contra el Espiritu, Señor de la Iglesia, actúan tal como los Fariseos, con la misma táctica. El pecado imperdonable de hoy es el estado de continua incredulidad. Resistir esa convicción y permanecer sin arrepentirse voluntariamente, es “blasfemar” al Espíritu, es pecado imperdonable contra el Espíritu Santo el negarse a la conversión, pues si te niegas a reconocer al Señor como tu salvador, no te arrepientes de tus pecados y no tratas de ajusta tu vida al Evangelio no puedes obtener el perdón. Bendiciones+

A %d blogueros les gusta esto: