maldiciones generacionales

saludos Frank en donde encuentro informacion mas detallada sobre este tema de las maldiciones generacionales? ya que e visto mucha controversia y confusion sonbre este tema incluso con apolegistas catolicos que apoyan esta idea. gracias

Submitted by: sailher oberto 07/30/2020

Hola Sailher. El pecado es personal, el pecado no se hereda. El Bautismo rompe toda maldición y absolutamente todo pecado cometido. No es Doctrina Católica que el pecado se herede, el significado básico del pecado no concuerda con esta idea porque el pecado es algo que hacemos: la transgresión de la ley de Dios (1 Juan 3,4) o la violación de la conciencia (Romanos 14,23) o que dejamos de hacer: no hacer el bien cuando uno sabe hacerlo (Santiago 4,17). No es algo que heredamos sino algo que hacemos. El pecado en el AT al no haber redención afectaba a las generaciones. Eso lo vemos en: Éxodo 20,5: “Porque yo soy tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen”. Jesús mismo lo explico en San Juan 9 «1.Vio, al pasar, a un hombre ciego de nacimiento. 2.Y le preguntaron sus discípulos: «Rabí, ¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego?» 3. Respondió Jesús: «Ni él pecó ni sus padres; es para que se manifiesten en él las obras de Dios.» Jesús cargo sobre si todos los pecados y los anulo en la Cruz. San Pedro lo entendió bien cuando dijo: 1 Pedro 2,24 “y El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz, a fin de que muramos al pecado y vivamos a la justicia, porque por sus heridas fuisteis sanados.” El Concilio de Trento definió que bajo anatema se debe creer que el Bautismo perdona TODO pecado: «Si alguno niega que por la gracia de Nuestro Señor Jesucristo que se confiere en el bautismo, se remite el pecado original; o también si afirma que no se destruye TODO aquello que tiene verdadera y propia razón de pecado, sino que sólo se rae o no se imputa: sea anatema» Esta teoría niega 1. Negación de la perfecta obra de Cristo en la Cruz. 2. Tergiversación del evangelio de Cristo (Gálatas 1:6–9). 3. Negación la responsabilidad personal en los actos. La popularidad de la doctrina de las maldiciones generacionales se centra en corrientes de la psicología moderna, se rehúsa a aceptar responsabilidad por sus propias faltas y pecados (Santiago 1:14) colaborando en la pervertida visión de la victimización de la sociedad moderna en cuyo pensar nadie es responsable por su propia conducta. 4. Hay una aceptación del neopaganismo de la nueva era y sus principios conocidos filosóficos de inyección genética de tendencias del comportamiento, una pseudociencia no demostrada por la investigación. 5. Pone exagerado énfasis en la obra del hombre, y da vueltas a la idea de una relación con Dios basada en las obras, presindiendo de la Fe y su completo significado en la vida cristiana. La Iglesia enseña que el Bautismo libera de todo pecado. Dice el Catecismo: VII. La gracia del Bautismo 1262 Los distintos efectos del Bautismo son significados por los elementos sensibles del rito sacramental. La inmersión en el agua evoca los simbolismos de la muerte y de la purificación, pero también los de la regeneración y de la renovación. Los dos efectos principales, por tanto, son la purificación de los pecados y el nuevo nacimiento en el Espíritu Santo (cf Hch2,38; Jn 3,5). Para la remisión de los pecados… 1263 Por el Bautismo, todos los pecados son perdonados, el pecado original y todos los pecados personales así como todas las penas del pecado (cf DS 1316). En efecto, en los que han sido regenerados no permanece nada que les impida entrar en el Reino de Dios, ni el pecado de Adán, ni el pecado personal, ni las consecuencias del pecado, la más grave de las cuales es la separación de Dios. Sobre esta cuestión responde el es Padre Gabriele Amort . En una entrevista de Stefano Stimamiglio, para Aleteia, el Padre Amorth responde: – ¿Es verdad que el árbol genealógico puede estar espiritualmente «enfermo»? Algunas veces oímos hablar en el ámbito carismático del “árbol genealógico”. ¿Qué puede decir usted al respecto? – Esta es una cuestión controvertida. Hay quien sostiene que las consecuencias de las culpas morales graves, las cuales mancharon a los propios antepasados -como por ejemplo homicidios, abortos, suicidios, prácticas mágicas, etc.-, se propagan a las generaciones sucesivas. Pero, atención, no es la culpa moral, que es siempre y solamente personal, sino sus consecuencias, como por ejemplo la tendencia innata a repetir los mismos actos pecaminosos de los antepasados. Dice el Padre fortea en entrevista a ACI Prensa: » Sobre este tema he guardado silencio durante muchos años, era un asunto que requería una reflexión nada apresurada. Pero ahora con esta obra quiero dar mi opinión que es contraria a ese concepto de maldición intergeneracional”, indica. “La praxis que algunos grupos evangélicos y católicos realizan se basa en un esquema teórico que lo veo errado. El respeto a la bondad de esas personas que realizan tal tarea con tan buena voluntad, con el deseo de solo ayudar, me ha llevado a tomarme mucho tiempo para pensar muy bien lo que iba a decir”. “Pero ahora, finalmente, pienso que debe primar la verdad. Y, por eso, expongo las razones teológicas por las que resulta preferible abandonar tanto esa teoría como la práctica que se deriva de esa teoría”, señala.» Los hijos de vuestros hijos” y otros libros del P. José Antonio Fortea pueden descargarse gratuitamente en ACI Prensa Dice el afamado Padre Nelson Medina OP: » A la vez, debe quedar claro que el pecado del que hay que pedir ser liberados, ante todo, es el pecado personal, por dos razones: primera, porque es la culpa propia la que finalmente determina el destino eterno de cada cual, y en ese sentido la Biblia nos habla de la responsabilidad personal, por ejemplo, en el profeta Ezequiel, capítulo 18. En segundo lugar, los dolores o miserias que vengan del pasado no necesariamente son desgracia, porque si son asumidos como parte de una historia que enseña humildad, sabiduría y reconociliación lo que iba a ser destrucción se convierte en mérito. Pensemos en el caso de una persona que viene de una familia repleta de conflictos y que sin embargo se vuelve un instrumento de paz.» Lo que un hijo puede heredar o puede subsistir en una familia son actitudes de pecado que se pasan por aprendizaje. Un padre borracho puede pasar esta actitud a su hijo, una persona abusada puede abusar a su vez y así puede pasar por generaciones. Llevar el pecado es algo completamente diferente que llevar las consecuencias físicas de las acciones de otros. Esto se puede romper con la oración de liberación o de sanación interior. Todo esto se basa en la premisa que la Iglesia profesa firmemente que el pecado es una acción personal no transferible. Bendiciones+ NOTA: ESTE TEMA NO TIENE ABSOLUTAMENTE NADA QUE VER CON EL PECADO ORIGINAL. HABLO DE LOS LLAMADOS «PECADOS INTERGENERACIONALES» QUE NO SON PARTE DE LA DOCTRINA DE LA IGLESIA

A %d blogueros les gusta esto: